Saltar al contenido

Todo lo que necesitas saber sobre los suplementos alcalinizantes

suplementos alcalinizantes

Todo el mundo tiene su opinión sobre la acidosis y sobre una supuesta dieta alcalina correcta; especialmente, acerca de la afirmación de alcalinizar la sangre para proteger el cuerpo de enfermedades peligrosas. Vamos a intentar abordar este asunto de la manera más simple posible con el objetivo de que encuentres respuesta a todas aquellas dudas que te puedan surgir en torno a este tema.

Reflexiones acerca de la dieta alcalinizante

Acidosis, equilibrio ácido-base del cuerpo, alimentos y suplementos alcalinizantes, son términos que están entrando en nuestro vocabulario, porque algunas personas afirman que nuestra dieta puede estar desequilibrada y que preferimos los azúcares, los carbohidratos refinados, las proteínas y las bebidas ricas en cafeína y tal vez nos olvidamos de introducir fruta fresca de temporada.

Pero también porque estamos intoxicados por el estrés, las emociones negativas o la hiperactividad deportiva y nos convertimos en lo que se conoce como personas «ácidas».

¿La verdad? Está en el equilibrio, como suele suceder. Mucha gente habla de la dieta alcalinizante para corregir el pH de la sangre. Pero el pH de la sangre no puede ser cambiado automáticamente. De forma general, el pH de la sangre tiende a ser alcalino, alrededor de 7,4 y puede sufrir ligeras fluctuaciones que son reguladas metabólicamente por los pulmones y los riñones, órganos que se ocupan de la eliminación del exceso de residuos ácidos.

Nuestro cuerpo sano es un sistema autorregulado. Cuando la orina es particularmente ácida, simplemente expulsa catabolitos y activa un proceso homeostático para mantener el equilibrio ácido-base. Así que no es un indicador de acidosis en la sangre.

suplementos alcalinizantes

Alcalinización de forma natural: Suplementos

En cualquier caso, una forma de liberar al cuerpo de los residuos ácidos es alimentarse al menos un par de días a la semana sólo con fruta fresca; a ser posible, sólo un tipo de fruta por comida para un total de cinco comidas. Podemos introducir suplementos en una dieta equilibrada, rica en verduras crudas y frutas frescas, granos enteros y con bajos niveles de proteína animal.

Estos alimentos están indicados como suplementos alcalinizantes, que ayudan a desintoxicar los músculos, a corregir la acidez de la orina, a sedar la acción fermentativa gástrica e intestinal, pero no a alcalinizar la sangre. Los principales ácidos mencionados son, de hecho, el ácido clorhídrico de naturaleza gástrica, el ácido láctico de naturaleza muscular y el ácido úrico, sulfúrico y nítrico producido por la digestión de las proteínas animales. Los suplementos alcalinizantes son simples electrolitos que a veces nuestro cuerpo agota en caso de exceso de ácidos y que necesita para mantenerse en condiciones de bienestar.

Magnesio (Mg)

El magnesio es un mineral alcalino terrestre que afecta a la respiración celular y promueve la expulsión de catabolitos y los procesos de oxidación celular. Está presente en el tejido óseo y como vitamina D participa en la fijación del calcio y restaura el equilibrio entre el calcio y el fósforo. El magnesio activa la producción de energía (en forma de ácido trifosfórico de adenosina ATP) mediante la síntesis de azúcares y la quema de grasas, y la cocción y el refinamiento de los alimentos destruye el magnesio presente en ellos, por lo que en algunos casos debería introducirse como suplemento.

suplementos alcalinizantes

La dosis diaria recomendada es de 300-400 mg. Durante los meses estivales y especialmente con la llegada del calor, la integración del magnesio es aconsejable, por un ciclo de dos semanas, porque ayuda a mantener nuestro organismo hidratado por el estrés ambiental y el agotamiento de los minerales debido a la sudoración excesiva.

Advertencia: En caso de insuficiencia renal, no se recomienda la integración. En cualquier caso, siempre es necesario consultar a un médico.

Potasio (K)

El potasio es un elemento indispensable en la naturaleza. En los seres humanos está presente en el líquido intracelular, regula el equilibrio del agua, nutre los músculos y controla su contracción: los calambres musculares y los excesos de ácido láctico están controlados por el potasio. Asimismo, participa en la transformación de los azúcares en glucógeno y por lo tanto regula la producción de energía. La sudoración severa, el uso de diuréticos, las afecciones por disentería o la mala absorción intestinal pueden agotar cantidades importantes de potasio.

suplementos alcalinizantes

La dosis diaria recomendada es de 4.700 mg. Durante el verano y, especialmente, con la llegada del calor, la integración del Potasio es útil para un ciclo de dos semanas, incluso en combinación con el magnesio, porque ayuda a apoyar a nuestro cuerpo en el estrés ambiental.

Advertencia: No introducir el potasio en caso de insuficiencia renal

Sodio (Na)

El sodio participa en la regulación ácido-base del cuerpo. Regula los niveles de fluido en el cuerpo, de hecho retiene el componente celular acuoso. Es un estabilizador de electrolitos y es sinérgico con otras sales minerales. Está presente en muchos alimentos como el queso, la clara de huevo, el apio, las algas marinas y, por supuesto, la sal de mesa.

suplementos alcalinizantes

Los estudios han demostrado que la sal del Himalaya es un elemento muy rico en sodio en estado puro, ya que no ha sido sometida a procesos de refinado. El sodio se introduce con la dieta de manera natural: está presente en el agua, por ejemplo; los expertos aconsejan no introducirlo con suplementos porque un exceso podría crear retención de agua; sin embargo, lo hemos introducido entre los suplementos alcalinizantes porque el sodio es a menudo «criminalizado» y sin criterio se anuncian dietas hiposódicas, como el consejo de consumir agua pobre en sodio, como si tuviéramos que prohibir esta sal mineral en nuestra dieta, cuando en realidad juega un papel regulador clave. Recuerda: ¡con lo que realmente hay que tener cuidado es con los excesos!

Advertencias generales

Desde un punto de vista nutricional, los expertos tienen sus dudas en cuanto a la necesidad de apoyarse de una dieta alcalina con el objetivo de reducir nuestros niveles de ácido.

Recordemos que si nuestro cuerpo produce ambientes ácidos es porque «el fuego debe arder». Son las cenizas que, una vez producidas por la combustión, deben ser alcalinizadas; en el caso de los desechos ácidos, estos deben ser expulsados de manera natural mediante el hígado con la transformación, los pulmones con la respiración, la piel con la exudación, los riñones con la orina y el intestino con la evacuación. La nutrición saludable y los electrolitos ayudan a apoyarnos en estas transformaciones. De esta manera, la conclusión evidente radica en mantener correctos hábitos de alimentación saludables, mediante la introducción de una dieta equilibrada compuesta, en su mayor parte, por frutas y verduras.