Cargando

Type to search

Comida Hábitos Misceláneo Noticias

La dieta flexitariana: La solución de los expertos para luchar contra el cambio climático

Blas octubre 24, 2018
Compartir

 

La dieta Flexitariana es como se denomina a la dieta definida por los científicos que han publicado el último de los grandes estudios para la lucha contra el cambio climático IPCC. Por sus siglas en inglés ” Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático.

Si el mundo quiere limitar el cambio climático, la escasez de agua y la contaminación, entonces la humanidad tendrá que adoptar dietas “flexitarias”, dicen los científicos redactores del estudio:

¿Que significa dieta “flexitariana”?

Esto significa comer principalmente alimentos vegetales, y es uno de los tres pasos clave hacia un futuro sostenible para todos en 2050:

Los residuos de alimentos tendrán que reducirse a la mitad y las prácticas agrícolas también tendrán que mejorar, según el estudio.

Los autores afirman que el sistema alimentario tiene una serie de impactos ambientales significativos, entre los que se incluyen el de ser uno de los principales impulsores del cambio climático, el agotamiento del agua dulce y la contaminación por el uso excesivo de nitrógeno y fósforo.

El Dr. Marco Springmann dice que comer una porción de carne roja a la semana podría ayudar a combatir el calentamiento global.
El estudio dice que gracias al crecimiento de la población y de los ingresos previsto entre 2010 y 2050, estos impactos podrían crecer entre un 50-90%. Esto podría empujar a nuestro mundo más allá de sus fronteras planetarias, que según los autores representan un “espacio operativo seguro para la humanidad en un sistema terrestre estable”.

Sin embargo, el estudio encuentra que ninguna solución única evitará los peligros, por lo que se necesita un enfoque combinado.

Así que cuando se trata del cambio climático, los autores examinaron lo que llamaron una “dieta flexitaria”.

“Podemos comer una variedad de dietas saludables, pero lo que todas tienen en común, según las últimas pruebas científicas, es que todas son relativamente vegetales”, señaló el autor principal, el Dr. Marco Springmann, de la Universidad de Oxford.

“Se puede pasar de una dieta con pequeñas cantidades de productos de origen animal, algunos la llaman dieta mediterránea, nosotros la llamamos dieta flexitaria, a una dieta pescatariana, vegetariana o vegana – hemos intentado mantener la más conservadora de ellas, que en nuestra opinión es la flexitaria, pero que sólo tiene una porción de carne roja a la semana”.

Si el mundo se pasara a este tipo de dieta, el estudio revelaría que las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de la agricultura se reducirían en más de la mitad.

Pero además de alterar las dietas, la investigación dice que las prácticas agrícolas deben cambiar significativamente. Esto implica aumentar el rendimiento de las tierras de cultivo existentes, mejorar la gestión del agua y restringir y reciclar el uso de fertilizantes.

“Buscamos mejorar el rendimiento agrícola, en particular de los cultivos más sensibles para la salud, como las frutas, las verduras y las legumbres”, dijo el Dr. Springmann.

Además, el estudio reveló que reducir a la mitad la cantidad de alimentos que se pierden a causa de los desechos reduciría el impacto ambiental de la agricultura en un 16%.

La reducción de los residuos de alimentos será clave para reducir el impacto medioambiental de la agricultura

“Abordar la pérdida y los residuos de alimentos requerirá medidas a lo largo de toda la cadena alimentaria, desde el almacenamiento y el transporte, pasando por el envasado y el etiquetado de los alimentos, hasta cambios en la legislación y el comportamiento empresarial que promuevan las cadenas de suministro de residuos cero”, dijo Fabrice de Clerck, director científico de la EAT, que financió el estudio.

El elemento clave es que estas tres soluciones deben aplicarse conjuntamente.

“Alimentar a una población mundial de 10.000 millones de personas es posible, pero sólo si cambiamos nuestra forma de comer y de producir alimentos”, dijo Johan Rockström, director designado del Instituto de Investigación del Impacto Climático de Potsdam, uno de los autores del estudio.

 

 

Artículo anterior