Saltar al contenido

Coliflor al ajillo con un toque de picante

coliflor al ajillo

La coliflor al ajillo con un toque de picante es una receta muy diferente y simple, sorprende a tus comensales preparándola y disfruta de una rica comida preparada en tan solo 20 minutos.

Ingredientes

  • 1 coliflor
  • 2 Cayenas
  • Un buen chorro de aceite de oliva extra virgen
  • 1 ½ litros Agua
  • 1 pastilla Avecrem Caldo de Pollo
  • 6 dientes Ajo
  • Sal al gusto
  • 1 hora de laurel
  • Vinagre de manzana

Receta para 4 personas.

Preparación de coliflor al ajillo con un toque de picante

  • Retira las hojas a la coliflor, recortarle el tronco, lávala muy bien y córtala en arbolitos de un tamaño medio.
  • Coloca el agua en una olla y agrega la pastilla de caldo de pollo Avecrem, el laurel y un toque de sal, debes dejar que hierva por un tiempo de 5mintuos hasta que la coliflor esté en su punto. Cuando esté lista, retírala escúrrela y resérvala.
  • Lamina los 6 dientes de ajo y resérvalos.
  • En una sartén, coloca un buen chorro de aceite, espera a que este caliente y echa primero las cayenas, deja por no más de 1 minuto, luego echa los dientes de ajo y deja hasta que los dientes estén crujientes y levemente doraditos.
  • Coloca los arbolitos de coliflor en el tazón en que vas a servirla, rectifícale la sal, y si le falta puedes espolvorearle un poco de sal, por ultimo rocíalos con el vinagre.
  • Luego le viertes encima el aceite con los ajos y la cayena (la cayena la puedes retirar a la hora de servir).

Curiosidades de la receta

La coliflor es un alimento que gusta y disgusta, como dicen muchos, tiene un agradable sabor, es muy nutritivo, versátil a la hora de prepararlo, pero hay personas a las que suele desagradar por su olor y peor aún les genera flatulencias. Pues bien, si disfrutas comer coliflor prueba el siguiente tips.

Vierte al agua de la cocción una pizca de comino y un bollo de pan. Y cocina coliflor sin mal olor y aún mejor no te generara los desagradables gases.

El secreto de la cocción además está en no dejarlos pasar escúrrelos bien y viértelos en agua fría para cortar la cocción y queden bien tiernos y crujientes.