Cargando

Type to search

Noticias

Ana Carrasco: primera mujer de la historia en ser campeona del mundo

Blas octubre 2, 2018
Compartir

En una pista como Magny Cours, dura por efectos de meteorología, a veces, complica la vida a los pilotos en carreras lluviosas,  Ana Carrasco se convirtió este domingo soleado en la primera mujer en toda la historia en ganar de forma individual un campeonato mundial de motociclismo.

Previamente, en el año 2016, Kirse Kainulainen ganó el Mundial de sidecar como copiloto. Ellas son mujeres que crean la historia y la revolucionan por su perseverancia, convicción, lucha y entrega.

Son mujeres que aparecen en los registros de la FIM como las mejores de su categoría y todo en un campo que dirigen y dominan los hombres. Competir contra ellos hace que “Aprendas mucho” según Ana Carrasco y señala que se siente en una situación de igualdad. Ella señala que entrena “Muchas horas para tener la fuerza que necesita”. Aunque no cabe duda de todo el esfuerzo y sacrificio que conlleva estar al más alto nivel.

En muchas ocasiones, las mujeres en el mundo del motor, sienten que no tienen las mismas oportunidades que otros deportistas. Actualmente, a muchas les encantaría tener un mundial propio porque en ocasiones las condiciones no son las mismas, como reclama Herrera a quien no le pagan por competir.

Ana Carrasco, 21 años, Murcia, bajo el casco una gran sonrisa pero también lágrimas. En una nube de fotógrafos se disipa la campeona del mundo. Es la primera campeona del mundo de motociclismo. Una gran mujer en un campo lleno de hombres.

Ella siempre quiso ser piloto. Actualmente estudia Derecho en la Universidad Católica de Murcia y sigue viviendo con sus padres. Desde hace años ha estado rodeada de motos y ha estado competiendo desde siempre contra chicos. Esto se debe a que a diferencia de lo que pasa con trial, enduro, motocross o los rallies,  aquí no hay categoría femenina.

Desde hace ya bastante tiempo la murciana empezó a escribir páginas de la historia del motociclismo, con su debú en Moto 3 en 2013 fue la mujer más joven en competir en una prueba del campeonato del mundo y la primera española en puntuar, tan solo tenía aquí 16 años.

El año pasado se convirtió en la primera mujer que ganaba una carrera a grandes niveles. Además, este curso ya fue la primera chica que lidera un Mundial de Federación Internacional de Motociclismo (FIM). Y el domingo llegó al nivel más alto, ganar el campeonato del mundo de SSP300, una de las categorías del Mundial de Superbike.

El éxito ha sido especialmente celebrado en su pueblo, donde más de 200 motos han participado en una ruta motera celebrada en su honor.

La carrera fue realmente difícil para ella pero finalmente lo consiguió.  Al ganar un premio tan importante no dudó en dedicárselo a su amigo y ex compañero Luis Salom, que falleció en 2016 en Montmeló.

La clasificación que Ana Carrasco sufrió para clasificarse 25ª el sábado en un fin de semana cargado de presión y sobre todo nervios, a pesar de que llegaba a esa última cita del calendario, en Francia, con diez puntos de ventaja en la clasificación. Fue una carrera realmente compleja, en un circuito muy técnico como Magny Cours, en la que fue ganando posiciones en las últimas vueltas, pese al tráfico, para terminar 13ª y poder salvar así el liderazgo.  Su rival directo, Scott Deroue (Kawasaki), abandonó por problemas mecánicos y Mika Pérez (Kawasaki), que albergaba algunas opciones, acabó segundo al ser superado en la última vuelta por Daniel Valle (Yamaha).

En una categoría de 40 pilotos y siete ganadores distintos en ocho carreras, Ana Carrasco es la única que ha logrado dos victorias este curso. Su finura y experiencia en competición conquistarón a David Salom, director de su equipo, y a Kawasaki. Y por primera vez en toda su vida tuvo las mejores armas para poder pelear con todo por el título.

“La gente nunca ha confiado en una chica para que pueda ganar” decía ella hace unos meses pero ahora es real y es historia, lo ha conseguido.

Es una de pocas porque cuesta muchísimo no sólo llegar a la élite, si no también mantenerse. Carrasco y Maria Herrera, también española, cuarta en Francia, son las dos únicas mujeres que compiten en esta categoria. 

En 2018 son 2671 los pilotos federados por la FIM en todas las disciplinas, de los cuales solo 112 corresponden a mujeres. Actualmente, “No hay copas de promoción para chicas, no hay ayudas. Y si no confían en ellas, ¿Cómo van a aprender?”, reclama María Herrera en una de sus entrevistas.

Tanto Ana como María compiten para ganar pero también para romper barreras como que la velocidad es todavía una cosa de hombres. Ellas se superan cada día y Ana Carrasco con esta victoria va a relanzar este mundo y servir de referente para muchas mujeres que quieren llegar a ser grandes pilotos.

Siguiente Artículo