Saltar al contenido

4 Mentiras sobre los alimentos orgánicos y transgénicos que no debes creer

No es un secreto para nadie que, en la actualidad, los alimentos orgánicos han causado gran revuelo debido al claro mensaje que representan: que los alimentos sean lo más natural posible, sin que las personas deban ingerir químicos dañinos como los pesticidas. Este hecho ha causado un gran debate entre qué tipo de alimento es más saludable, si los orgánicos, o los comunes que ya muy bien conocemos.

En contra de todo lo que podrías creer, los alimentos orgánicos no siempre son los más saludables, sin mencionar, sus costos elevados que no están para nada justificados. Es común creer que estos podrían ser la mejor opción cuando de salud se trata, sin embargo, un estudio científico realizado por una universidad en Estados Unidos, comprobó que muchos alimentos por su naturaleza, contienen químicos que, de hecho, los vuelven comestibles y seguros.

El uso de pesticidas es uno de los mayores factores que ha llevado al mundo a creer que los alimentos orgánicos son la mejor opción, sin saber que, en realidad, muchos de estos alimentos usan pesticidas. Además, eliminar el consumo de ciertas frutas o verduras solo por no ser completamente orgánicos no es para nada recomendado, pues esto podría traer consecuencias para el organismo.

Ahora bien, ya estando al tanto de esta información, te invitamos a que continúes leyendo para conocer las 4 mentiras sobre los alimentos orgánicos y transgénicos que no debes creer.

Que no contengan pesticidas, no quiere decir que son los más saludables

Como dijimos anteriormente, una de las principales razones que ha llevado a las personas a consumir alimentos orgánicos, es el hecho de que estos no contienen pesticidas ni químicos dañinos. Para que un productor pueda vender este tipo de alimentos, debe cumplir con una serie de requisitos y regulaciones dadas por las organizaciones y los gobiernos.

Los alimentos orgánicos son aquellos que no fueron tratados con fertilizantes sintéticos durante los 3 años previos a su cosecha. Ahora bien, este hecho no implica que este tipo de alimentos no contengan residuos de fertilizantes, pues un estudio realizado en 2011, demostró que hasta un 39% de diversas muestras orgánicas los poseían.

Además, es importante saber que el consumo de alimentos orgánicos no trae beneficios notorios para el organismo, en comparación al consumo de alimentos convencionales.

Los alimentos orgánicos no son más saludables

Otra mentira relacionada a los alimentos orgánicos, consiste en que estos son más saludables que los convencionales. Está afirmación se ha considerado falsa, pues una amplia revisión realizada en 2012 demostró que hasta 240 estudios sobre el valor nutricional de este tipo de alimentos poseía una falta de evidencia sobre su “alto nivel de salud”.

Los alimentos transgénicos no son peligrosos para la salud

Ahora bien, ya tenemos claro qué son los alimentos orgánicos, pero… ¿Qué son los transgénicos?        Este tipo de alimentos son aquellos que están modificados genéticamente, para que sus propios genes los protejan de malezas, virus, entre otros factores.

A pesar de que llevan una larga trayectoria en el mercado, los alimentos transgénicos causan un gran debate acerca de su salubridad. Sin embargo, lo que las personas no saben, es que este tipo de tratamiento que se le aplica es similar al cruce entre especies, un método que se ha utilizado durante mucho tiempo en la agricultura. Este proceso suele ser rápido y amerita una transferencia de rasgos específicos, lo que hace que sea riesgoso.

Ahora bien, a pesar de los riesgos es importante saber que varios estudios en el área han confirmado que los beneficios que estos poseen superan en gran cantidad a los riesgos que podrían tener.

Los alimentos transgénicos no afectan al medio ambiente

Ahora bien, otra de las mentiras relacionadas a los alimentos transgénicos consiste en que estos son dañinos para el medio ambiente, ya que, debido a sus modificaciones genéticas, podrían dañar a la biodiversidad, a los cultivos de las granjas cercanas, y, además necesitan de un mayor uso de herbicidas.

Estas afirmaciones no son del todo falsas, pues un estudio realizado en el 2016 comprobó que aquellos productores que utilizaban cultivos genéticamente modificados, si utilizaban una mayor cantidad de herbicidas, que afectaban al medio ambiente. Sin embargo, ese mismo estudio comprobó que los alimentos transgénicos no causan un nivel grave de daño como los críticos afirman. Por lo tanto, son dañinos, pero no en gran medida, ya que causan el mismo nivel de daños que otros alimentos no modificados.